La colorimetría del cabello es una ciencia que estudia y desarrolla el color para encontrar distintas tonalidades, con el fin de satisfacer los requerimientos de belleza de los clientes que buscan cambiar su imagen.

Los estilistas, barberos o especialistas en el cabello utilizan una rueda cromática básica con los tres colores primarios: rojo, azul y amarillo.

Todos los tonos que conocemos se forman a partir de estos tres y sus combinaciones en distintas proporciones. Los colores formados son llamados secundarios y, a su vez a partir de estos, nacen los terciarios. Cuando se mezclan, dan vida a las distintas alturas de tono en las tinturas que conocemos.

Pero en este punto hay que tener en cuenta que los colores fríos dominan a los cálidos. Los tonos fríos son: el azul, el violeta y el verde. Y los cálidos: el rojo, el naranja y el amarillo. Es decir, si se combinan el azul y el amarillo, el resultado será una tintura con mayor tendencia al azul.

¿Por qué es importante esto? Porque a la hora de elegir el mejor color para teñirnos, tenemos que tener en cuenta si nos favorecen más los fríos o los cálidos. Y esto varía según el color de piel.

Si quieres un nuevo tinte para tu cabello, te esperamos en Estética Elba.

Artículo creado con información de Lorealparis.com.ar.